skip to Main Content
banner-testimonios

No puedo más que decir cosas favorables a mi experiencia con Alboan, mis problemas de ansiedad y la vida en general han mejorado de manera muy considerable desde que acudo habitualmente a este centro. No creo que exista mejor inversión de dinero que esta, además he de agradecer el grado de implicación de la terapeuta (Idoia). He tenido algún episodio en la cual necesitaba ayuda urgentemente y ahí ha estado.

Estoy muy contento y agradecido.

Cuando ya hace unos años (y va por el quinto o sexto) empecé con Idoia, había perdido la esperanza, no tenía ningún tipo de ilusiones. Me limitaba a sobrevivir, con lo que a veces me hacía daño a mí misma y a los que estaban a mi alrededor.

Hoy puedo decir que TENGO ESPERANZA Y DESEOS DE VIVIR. Idoia me ha enseñado a descubrir cuales son mis miedos y mis demonios, y con su ayuda y mucho esfuerzo, estoy luchando diariamente contra ellos.

Pero también me ha enseñado a descubrir mis “ángeles” y estoy aprendiendo a quererme y a querer. Ahora sonrío muchas veces, pero de verdad, con el corazón. Y aunque los miedos siguen, ahora son menos miedos, porque Idoia me ha enseñado a conocerlos, a ponerles nombre y a enfrentarme a ellos, aunque siga necesitando su ayuda.

Desde lo más profundo Idoia, MUCHAS, MUCHAS, MUCHAS GRACIAS… POR TODO!!

En unas pocas sesiones me ha ayudado a darle la vuelta a mi problema. Estoy aprendiendo que la realidad se puede interpretar de diferentes maneras y que tenemos que elegir la versión que nos permite ser felices.

Con sus explicaciones, preguntas y ejercicios me hace reflexionar sobre mis propias creencias, muchas veces erróneas, y de cada sesión salgo con fuerzas para cambiar conductas y pensamientos que me han llevado a necesitar su ayuda.

Acudí a la consulta de Alboan por primera vez cuando presentí que no controlaba algunos aspectos de mi vida, que no estaba a gusto conmigo misma, y que necesitaba ayuda para convertirme en mejor madre, mejor pareja y en resumen mejor persona. La segunda vez regresé a Alboan por una "hecatombe" laboral que se convirtió en personal. Trabajar con Idoia sobre mí me ha dado herramientas para mejorar mi calidad de vida, me parece que hace un trabajo excelente.

Soy un paciente de Idoia desde hace ya unos años y lo mejor que puedo decir de la terapia que he seguido con ella a consecuencia de mi necesidad de mitigar el sufrimiento inherente a mi trastorno bipolar, que como digo es mío y como sólo mío lo he tratado. Nunca he visto la enfermedad como sólo un problema o una fuente de sufrimiento; es más he aprovechado la oportunidad que me ha dado éste mal para aprender.

He aprendido del sufrir y también me he conocido mejor como ser limitado y limitador de mi propia realidad, en este punto la terapia con Idoia me ha servido en muchos momentos a ser mas consciente de mi situación.

Saber en que punto de mi vida me encontraba y como apartar aquello que me pudiera hacer sufrir más y hacer incapié en los apoyos con los que he contando, ya sean amistades, familia, mi perro en su momento y todo para tirar para adelante.

Antes me refería a las posibilidades de aprendizaje y crecimiento metafísico que la propia enfermedad facilita al que aprende a sufrir provechosamente, te da esa oportunidad de indagar en ti mismo que al final es a quien mejor puedes llegar a conocer en esta vida.

A mi modo de ver si no almacenas un conocimiento sobre tu persona no podrás ocuparte correctamente de las relaciones con tu entorno

Decidí ir al psicólogo cuando perdí mi trabajo. Sabía que llevaba tiempo arrastrando problemas, he intente muchas veces solucionarlos yo sola, pero necesitaba que un profesional me ayudase. Cuando empecé me sentí cómoda para contar todo lo que me  pasaba sin sentirme juzgada. Antes de ir canalizaba todas mis emociones con ansiedad con la comida, y me quedaba en casa sin salir para no enfrentarme a ninguna situación “estresante” en la calle. Tampoco me atrevía a buscar trabajo porque pensaba que no me iban a coger. Pero poco a poco en  las sesiones Idoia me marcaba  objetivos, que fui cumpliendo hasta llegar a sentirme como me siento ahora. Me siento bien conmigo misma y con lo que me rodea. No ha sido en dos días, pero creo que tenía que pasar por cada paso para ir arreglando todo lo que no funcionaba bien. Y ahora solo pienso que tenía que haber ido antes para enfrentar a mis problemas y no dejar que ellos guíen mi vida, es fácil decirlo pero para mí no ha sido fácil llegar a esta conclusión. En definitiva que puedo decir que estoy bien y que ya sé cómo enfrentarme a los obstáculos que me vayan surgiendo.

Back To Top